Para el post de está semana colabora con BAI, Izaskun Acosta, profesora del Curso Experto Universitario en Producción y Realización de Proyectos Audiovisuales, nos comenta una alternativa que puede ser muy interesante. ¡No dejeis de leerlo!

Hoy por hoy uno de los grandes dilemas a la hora de plantearse abordar un proyecto audiovisual es la financiación. En estos momentos en que en muchas ocasiones las cadenas de televisión se surten con autoproducciones, muchas de las cuales se quedan en cajones sin ver la luz por razones varias, es complicado pensar que se van a comprar ideas o formatos ajenos. Con el cine, pasa un poco lo mismo. Muchas veces, grandes ideas, grandes guiones, se quedan en un intento frustrado porque se no ha sabido qué puerta tocar, o porque las que se tocaron no fueron las adecuadas.

Seguramente a muchos de los creadores audiovisuales no les importaría, después de haber rodado su proyecto, emprender la cruzada de la distribución y difusión de ese producto, pero sabiendo de antemano que se han cubierto los gastos de producción, sueldos y demás. Sabiendo que trabajar no les va a costar un dinero que probablemente no tienen.

 Siempre se ha dicho que los tiempos de crisis también son tiempos de nuevas oportunidades en los que reinventarse. Y eso es algo que ahora podemos ver claramente si hablamos de crowdfunding, o financiación colectiva. Este sistema de financiación lleva ya unos años utilizándose, aunque es cierto que en España ha tardado un poco más en implantarse. Se utiliza para un sinfín de proyectos de diferente índole y cómo no, también para proyectos de carácter audiovisual. En Google podemos encontrar numerosos artículos relacionados con ello, que nos hablan de todo tipo de empresas emprendidas bajo este sistema que consiste, a groso modo, en publicar en una plataforma de Internet el proyecto para el que se desea financiación, qué cantidad de dinero se necesita, y parcelar contraprestaciones en función de la aportación con que se decida colaborar, que puede ser una inversión o simplemente una donación, depende de los casos.

En España ya es una práctica habitual y parece que poco a poco se va dejando a un lado el prejuicio y desconfianza iniciales que podía suscitar el buscar recursos a través de un portal de Internet, para ir aceptándolo, cada vez más, como una alternativa creativa y con alto porcentaje de éxito. Y en efecto, la experiencia está demostrando que también puede ser un método serio y riguroso, y que detrás de cada propuesta suele haber personas comprometidas y luchadoras, que creen en su proyecto y que garantizan emplear con criterio la cantidad de dinero recaudada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Según los datos publicados por RTVE a través de la plataforma Verkami, el 73% de sus campañas consiguieron la cantidad de dinero necesaria para llevar adelante el proyecto. Y las propuestas que más éxito recogieron fueron las relacionadas con proyectos de cine y música, al contrario que los festivales que obtuvieron el porcentaje más bajo.

Curiosamente y frente a lo que cabría esperar, no son los proyectos de menor cuantía los que siempre obtienen mayores éxitos, ya que podemos encontrar proyectos como el cómic Brigada que solicitó 39.000€ y recaudó 50.063€ a través de 1.913 contribuyentes, y en contraposición, otros casos como el teaser de Hermano Mayor, un proyecto de cine, que solicitó 550€, una cantidad a priori mucho más fácil de alcanzar, y que fracasó al recaudar únicamente 90€ a través de dos contribuyentes.

Este mismo estudio recoge también que, a través de la plataforma Verkami, el 52% de los proyectos provienen de Cataluña, y que esta comunidad representa también la mayor tasa de éxito con un 82,19%. Seguida de Madrid y Valencia.

 ¿Quién sabe dónde está la clave del éxito?, pero lo que es está claro es que este tipo de campañas encuentran más fácilmente el objetivo cuanto más se rodeen de  acciones paralelas, a través de redes sociales o cualquier otro soporte que pueda difundirse en el público objetivo del producto para el que se desea la financiación.

Ya que vivimos en la era cibernética quizás es momento de que nos sirvamos de todo cuanto esté en nuestra mano para poder llevar a cabo empresas que puedan ser interesantes, y que no cuentan con un mecenas que les ponga las cosas fáciles desde el principio.

¿Os Animais?

Izaskun Acosta

Profesora del Curso Experto Universitario en Producción y Realización de Proyecto Audiovisuales.

BAI Escuela.